miércoles, 16 de enero de 2019

Motta Domínguez calificó como "ataque del imperio" lo ocurrido en el HUC – 2001

Fuente Web
El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, manifestó que la falla ocurrida la noche del sábado dentro del Hospital Universitario de Caracas (HUC) se debió a los "ataques" que, a su juicio, realiza el gobierno de Estados Unidos en contra del país.

En unas declaraciones ofrecidas a VTV, el Mayor General sostuvo que estas acciones son coordinadas desde EEUU con ayuda del personal interno, por lo que pidió la "máxima pena" a aquellas personas que estén vinculadas en este hecho.

"Esto es un ataque sistemático que está llevando el imperio para tratar de crear el caos", afirmó Motta Domínguez.

Por tal motivo, el ministro relacionó lo ocurrido en el Clínico de la UCV con lo que se suscitó en uno de los galpones de la Institución Venezolana de los Seguros Sociales (Ivss), donde hace pocos días se quemó casi la totalidad de los insumos hospitalarios que allí se encontraban. 

Hasta los momentos se manejan al menos siete fallecidos por la falla eléctrica en el HUC.

Rusia propone a Venezuela un plan para sanear la economía – Aporrea

Fuente Web
El viceministro ruso de Finanzas, Serguéi Storchak, aseguró que su país ofreció a Venezuela un plan para el saneamiento de su economía. "Hemos hecho una propuesta [a Venezuela], de momento de manera informal", dijo Storchak a Sputnik.

Sin dar más detalles, el alto funcionario agregó que se espera una respuesta de Caracas.
La estrategia, subrayó, todavía debe ser concordada entre los asesores rusos y la parte venezolana.

El viceministro añadió que Moscú y Caracas logran acuerdo sobre la reestructuración de la deuda venezolana, y el país latinoamericano ya cuenta un nuevo gráfico de pagos.

"Los acuerdos ya fueron alcanzados, ellos están pagando según un nuevo gráfico", dijo el vicetitular al margen del Foro Económico Gaidar.

Storchak aseguró que Venezuela no solicitó ningún crédito nuevo a Rusia.

Storchak al frente de una delegación de asesores, visitó Venezuela en octubre pasado para elaborar propuestas que permitan a Venezuela superar la crisis económica y eludir el bloqueo financiero y las sanciones estadounidenses.

El Foro Gaidar es uno de los mayores eventos científicos anuales del nivel internacional celebrado en Rusia en materia de economía que se realiza desde el año 2010 en memoria de Egor Gaidar, científico y economista, promotor de las reformas rusas de principios de los años 90.

La presente edición organizada por Ranepa, el Instituto de Economía Política Gaidar y la Asociación de Regiones Innovadoras de Rusia, se lleva a cabo en Moscú entre el 15 y el 17 de enero bajo el lema de "Rusia y el mundo: objetivos nacionales de desarrollo y tendencias globales".

La agencia Sputnik del grupo mediático Rossiya Segodnya es socio informativo del foro.

Conindustria: Incremento del salario mínimo no compensará la pérdida del poder adquisitivo – El Nacional

Fuente Web
El presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, alertó que el incremento de salario mínimo a 18 mil bolívares soberanos (Bs.S) anunciado ayer por el Ejecutivo nacional "no compensará la pérdida del poder adquisitivo" que viene afectando tanto a consumidores como comerciantes.

“La pérdida del poder del bolívar no sostiene que los sueldos se puedan mantener mas allá de tres semanas, las empresas vienen haciendo ajustes a los sueldos casi quincenalmente y no alcanzan a compensar los altísimos niveles de inflación”, explicó durante una entrevista para Unión Radio.

Sobre las medidas económicas que dio a conocer el presidente Nicolás Maduro ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) -con motivo de la presentación de su memoria y cuenta 2018 y de su programa gubernamental para los próximos seis años- Olalquiaga dijo que "son medidas que responden a la tremenda distorsión monetaria que se ha causado".

Este lunes, entre las medidas económicas que anunció Maduro están: el incremento del valor de la unidad de cuenta de la criptomoneda petro, que pasará de 9.000 Bs.S a 36.000 Bs.S; el salario mínimo de los trabajadores, calculado en 1/2 petro, pasará de 4.500 Bs.S a 18.000 Bs.S a partir del 15 de enero.

En las medidas también indicó que a partir de este martes comienza el proceso de automatización de todas las tablas salariales del país para la administración pública y anunció que continuará "el apoyo" al sector privado.

En contraste, Olalquiaga también comentó que el hecho de que el Seniat esté exigiendo a las empresas pagar el impuesto sobre la renta diariamente, indica que el Gobierno "no tiene dinero suficiente para hacer frente a sus necesidades de caja", más allá, dijo, de la emisión inorgánica de dinero.

Advirtió que “de continuar las actuales circunstancias sin que haya una modificación sustancial que recupere el volumen de la actividad económica y la estabilidad macroeconómica, es decir, que disminuya la hiperinflación, que haya acceso al crédito y al cambio de moneda, si esas cosas no suceden ¿cuánto tiempo va usted a poder sobrevivir?".

El gremialista agregó que el 40% de las empresas que quedan decían que no podrían sobrevivir más de un año, por lo cual "la mortandad empresarial va a continuar”.

Aseveró que para los empresarios no hay manera de sobrevivir con el actual modelo económico “por eso las empresas han venido cerrando, la mayoría piensa sobrevivir hasta que haya un cambio político, porque en la medida de que esto no se dé, las posibilidades de operar en Venezuela simplemente no están ahí”.

“La expectativa de un cambio político es la que ha mantenido la esperanza de poder seguir con las puertas abiertas”, refirió.

Maduro dijo que elevará el bombeo petrolero en más de 300% hasta 2025 – El Nacional

Foto: Prensa Presidencial
Nicolás Maduro sostuvo este lunes que aspira elevar el bombeo de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en más de 300% antes del fin del año 2025.

"En 2025 debemos llegar a la gran meta de 5.000.000 de barriles diarios de producción petrolera, nuestro país estará boyante", dijo Maduro durante su discurso anual, que pronunció ante la asamblea nacional constituyente (ANC), un foro integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos.

Según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que cita a fuentes secundarias, el bombeo venezolano se situó en 1,137 millones de barriles por día durante noviembre pasado, por cuanto la meta de Maduro supone un incremento de 339,75% en los próximos 6 años.

"Personalmente asumo la conducción de la industria petrolera, para llevarla adelante a partir de hoy", añadió en referencia a presuntas mafias dentro de Pdvsa que habrían creado nudos para beneficiarse económicamente y causado la marcada caída de la producción que experimenta la empresa.

"Todos esos nudos los voy a desatar para liberar el proceso de expansión productivo petrolero, esos nudos y otros más", aseveró.

Maduro señaló que usará el esquema de empresas de capital mixto para elevar la producción, un modelo que ya puso en práctica su antecesor y mentor político, el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

"Ese es mi concepto, no tengo otro (...), todos los campos (de explotación) están abiertos a capital mixto, a recuperación compartida", continuó.

Explicó que abrir la industria a los capitales internacionales será necesario para "traer la tecnología" que necesita Pdvsa, y que la soberanía del país estará "garantizada".

La nación caribeña tiene como norma asumir la mayoría accionaria de las empresas petroleras de capital mixto que forma dentro de su territorio.

Venezuela es el país con las mayores reservas de crudo en el planeta, pero atraviesa una severa crisis económica y su bombeo actual es el más bajo de los últimos 30 años, a excepción de varios meses entre finales de 2002 y principios de 2003, cuando una huelga en Pdvsa desplomó la producción hasta menos de 100.000 barriles diarios.

Aunque Maduro atribuyó la caída del bombeo a las "mafias" internas, el capítulo Venezuela de la ONG Transparencia Internacional señaló en su informe del pasado noviembre a la politización y pésima gestión como los principales causantes del desplome.

De acuerdo con la ONG, "más que una caída coyuntural de la producción petrolera, durante los últimos cinco años ha ocurrido una destrucción de la capacidad productiva de la industria".

En tanto que por presuntos hechos de corrupción la Fiscalía abrió investigaciones contra más de 100 ex altos cargos de la estatal, incluidos sus últimos dos ex presidentes, Eulogio del Pino y Rafael Ramírez, quien fuera jefe de Pdvsa entre 2004 y 2013.

martes, 15 de enero de 2019

Un instrumento para la diáspora profesional española, por Enrique Fanjul – Real Instituto Elcano

Foto: chuttersnap / Unsplash
Afortunadamente está cambiando en España la mentalidad sobre lo que significa la experiencia de trabajar en el extranjero. Hasta hace poco predominaba (todavía está extendida en muchos medios) una actitud negativa: la  marcha de profesionales al exterior ha supuesto una “pérdida de talento” para el país, el desaprovechamiento de unos recursos humanos en cuya formación el país ha invertido importantes sumas de dinero.

Poco a poco se está abriendo paso la idea de que la experiencia internacional es muy positiva para el desarrollo profesional de una persona. En un artículo reciente sobre directivos españoles en el exterior, El País señalaba que “los directivos ya han asumido que necesitan la experiencia internacional para progresar en su carrera. Todos ellos se plantean trabajar al menos durante tres o cuatro años fuera de nuestras fronteras”.

En la última década se ha producido un crecimiento espectacular en la presencia de profesionales españoles en el exterior. ¿Cuáles son las razones que han impulsado el desarrollo y crecimiento de esta diáspora profesional española? Han sido fundamentalmente dos:

El gran impulso que ha recibido la globalización. En las últimas décadas, y favorecida por el avance tecnológico en los transportes y en las comunicaciones, así como por la liberalización de los intercambios económicos, la globalización ha experimentado un desarrollo extraordinario. Los crecientes movimientos de bienes, servicios y capitales han ido acompañados a su vez de un creciente movimiento de personas. En las empresas multinacionales, y en general en las empresas que operan en los mercados internacionales, se ha potenciado el disponer de una mano de obra diversa culturalmente.

La diversidad (cultural, nacional, étnica, género) del talento ha pasado a ser considerada así como algo positivo, que potencia la eficiencia de las organizaciones, en contraposición con planteamientos del pasado en los que se consideraba que la diversidad era una especie de mal necesario o inevitable. Lo normal hoy en día es encontrar en las empresas internacionales personas de nacionalidades muy diversas.

En segundo lugar, la Gran Recesión que se inició en 2008 ha propiciado el que en una serie de países muchos profesionales emigraran hacia mercados con mejores condiciones laborales. Así ha sucedido en el caso de España. El fuerte crecimiento del desempleo a partir de 2008, con una especial incidencia entre la población joven, ha incentivado que numerosos profesionales se trasladarán a otros países con el fin de encontrar un empleo.

Esta diáspora constituye un activo a explotar para impulsar la internacionalización de la economía española. El activo de la diáspora profesional española se basa en tres factores. En primer lugar, los profesionales en el exterior tienen un conocimiento profundo de los países en los que viven. En segundo lugar, su carácter bicultural (conocen la cultura de los países en los que viven, y conservan su cultura española) les facilita un papel de intermediarios, de “puentes” entre su país de origen y su país de residencia actual. En tercer lugar, una gran parte de estos expatriados mantienen un vínculo afectivo con su país de origen, y están dispuestos por ello a dedicar una parte de su tiempo a ayudarlo.

Los profesionales en el exterior pueden contribuir a la internacionalización de la economía española de  diversas formas: colaborando profesionalmente con empresas españolas (a las que ofrecen su conocimiento del país en el que viven); facilitando información sobre sus países, cómo es la imagen de España en ellos, y cómo se puede mejorar ésta; contribuyendo a difundir en sus países de residencia una imagen favorable de España;  asesorando a empresas españolas (sobre todo Pymes), directamente o participando en foros; ayudando a identificar socios y contactos; en fin, son múltiples las formas a través de las cuales España puede movilizar el capital que representan sus expatriados.

Por otra parte, una parte de estos profesionales regresará en algún momento a España, y traerá consigo los conocimientos y el capital humano adquiridos en su experiencia internacional, de los que podrá beneficiarse la economía española. Para España es conveniente ayudar y facilitar el retorno de estos expatriados.

Ahora bien, para aprovechar las posibilidades que representa el activo de los profesionales en el exterior, es preciso contar con un instrumento, una organización, que permita la identificación de estos profesionales en primer lugar, y que establezca canales a través de los cuales facilitar la interacción y colaboración con ellos.

A España se le plantea pues el reto de desarrollar un instrumento dirigido hacia el activo que representa su diáspora profesional. Otros países ya lo están haciendo. Es el caso por ejemplo de Australia y Chile, que han creado organizaciones con esta finalidad: Advance y Chile Global.

La UE, más unida que nunca, por Miguel Otero Iglesias – El País

Foto: Reuters
En el imaginario popular se ha instalado la idea de que la Unión Europea nunca ha estado más desunida. La cantinela que se repite es que los países de la Unión son incapaces de ponerse de acuerdo en reformar el euro, en gestionar los flujos migratorios, en lidiar con la creciente agresividad de EE UU, Rusia y China y que el auge del nacionalpopulismo va a debilitar todavía más la Unión hasta el punto de descomponerla.

Las divisiones existen y son graves, pero un análisis sosegado, con perspectiva histórica, muestra que probablemente Europa esté más unida que nunca. Y para convencernos no hace falta recordar los siglos de conflictos europeos desde la Guerra de los Cien Años hasta la Segunda Guerra Mundial. Con analizar los últimos 60 años de integración europea llega.

Vayamos por décadas. En los años sesenta tuvimos la crisis de la “silla vacía” provocada por un De Gaulle bastante más francés que europeo. En los años setenta tuvimos el colapso de la “serpiente en el túnel” que sepultó el plan Werner y trajo años de tensión entre Francia y una dominante Alemania que imponía la tiranía del marco. En los años ochenta tuvimos la crisis del “bolso” de Thatcher y el Acuerdo de Fontainebleau que institucionalizó el cheque británico, un error histórico que consagró el “excepcionalísimo inglés”.

Aquellos que no quieran ver una UE autoritaria que salgan a votar. Y quizás los británicos se apuntan a la fiesta de la democracia europea

Algunos pensarán que los años noventa, tras la caída del muro de Berlín y la firma de Maastricht, seguro que fueron años de mayor unidad. Para nada. Reino Unido no se adhirió al euro, los daneses votaron en contra y solo un 51% de los franceses lo apoyaron. Una victoria por los pelos, y numerosas voces en contra de la ampliación al Este. Estas tensiones se acentuaron en la primera década del siglo XXI cuando los franceses y los holandeses votaron en contra de la Constitución europea.

Estos episodios pueden parecer triviales comparados con el drama de 2012, y sobre todo 2015, cuando Grecia casi fue expulsada del euro. Pero también aquí hay que relativizar. Si los líderes europeos negociaron durante décadas con uñas y dientes unos presupuestos de la UE que nunca superaron el 1% del PIB, y que ahora están en torno a los 150.000 millones de euros anuales, ¿cómo no iban a enfrentarse, y hasta insultarse, cuando la cifra total para el rescate de Grecia llegó a los 290.000 millones de euros? ¡Más que el PIB de Dinamarca!

Lo cierto es que la UE, que ahora tiene 27 y no solo 12 Estados, está mejor de lo que se esperaba. Cuando futuros historiadores analicen el pulso del Brexit entre Reino Unido y la UE concluirán que la Unión se mantuvo unida y consiguió un acuerdo de separación ventajoso para sus intereses. Destacarán, además, que esta es la primera vez en 500 años que Reino Unido no ha logrado dividir al continente, y eso que lo ha intentado con ahínco, incluso usando la carta de su capacidad militar.

La Unión también se ha mantenido unida en sus tensiones con Rusia, EE UU y China. Llevamos casi cinco años de sanciones a Rusia sin fisuras. Algo que pocos pensaban que se iba a lograr. Recientemente, Juncker se plantó en Washington y negoció una tregua con el presidente Trump de igual a igual, representando los intereses de 500 millones de europeos. Un hecho sin precedentes. En su relación con China, la UE ha sorprendido incluso a los optimistas. Primero no otorgándole estatus de economía de mercado en la OMC y después estableciendo un primer mecanismo de supervisión de inversiones europeo, algo que hace solo unos años levantaba carcajadas entre los diplomáticos americanos.

Incluso el apoyo popular ha aumentado. Los números del Eurobarómetro de 2018 muestran cómo dos tercios de los ciudadanos (el 67%) están a favor de la UE, una cifra no vista desde 1983, y un 74% apoya la moneda única, récord absoluto. El atractivo de la Unión es tal que 700.000 británicos salieron a las calles de Londres con banderas europeas (algo que parecía imposible), el presidente galo Macron se envuelve a diario en ella (de locos) y Merkel pide un ejército europeo (temerario).

Y lo más extraordinario, ni Orbán, ni Kaczynski, ni incluso Salvini se plantean salir de la Unión. Al contrario, contemplan crear una Liga de las Ligas para asaltar Bruselas. Eso puede asustar, pero el cambio estructural es positivo. Los nacionalpopulistas ya no quieren destruir la UE; quieren hacerla más autoritaria. Se está creando pues un demos europeo con sus inherentes batallas ideológicas. Tanto es así que por primera vez las elecciones al Parlamento Europeo de mayo serán unas elecciones europeas de verdad. Aquellos que no quieran ver una UE autoritaria que salgan a votar. Y lo más irónico: quizás los británicos se arrepienten y se apuntan a la fiesta de la democracia europea.

viernes, 11 de enero de 2019

GLO-Interview with Alfredo Toro Hardy about his new book on the Latin American view of the future of globalization – Global Labor Organization

Foto: GLO
The Interviewer: Klaus F. Zimmermann/GLO President. Hardy and Zimmermann have been both Rockefeller Foundation Bellagio Center Resident Scholars in Fall 2017. Zimmermann has written the Preface in the book: Text.

GLO: Globalization seems to be under political pressure around the globe. How does it affect Latin America?

Alfredo Toro Hardy: Two powerful forces are measuring their strength by acting upon globalization.  One of them pushes globalization forward, while the other hinders its advance and promotes its demise. At this point in time, it is not clear which of them will end up prevailing.

China’s economic umbrella and Asia’s middle class, whose expansion is estimated to represent 80 percent of the world’s middle class increase up to 2030, remain as the fundamental driving forces of globalization. On the other hand, though, we find populism and the displacement that disruptive technologies bring with them. While populism creates boundaries and discourages free trade, the Fourth Industrial Revolution advances towards a decoupling between developed and developing economies. Under these two very different but converging impulses, globalization is bound to loose ground.

Uncertainty hinders Latin America’s strategic vision. If the future entailed a re-launching of globalization, it would seem obvious that the region should follow along its lines, positioning itself in the best possible terms so as to increase its potential benefits. However, if globalization is entering into a declining phase, Latin America would need to look for options.

Latin America faces, therefore, not only a dramatic uncertainty as a result of forces beyond its control, but also the need to anticipate, to the best of its abilities, unforeseen events to which it will have to act or react upon.

Alfredo Toro Hardy: As said, Latin America finds itself at the crossroads of the pro and the anti globalization forces. Were the rules of the game to change now, the region would certainly suffer. Uncertainty, however, is an even greater challenge because positioning itself and planning ahead amid conflicting signs, becomes extremely difficult.

Globalization emerged as a result of political intention and technological feasibility. Now, it finds itself seriously challenged for the very same reasons. In both cases, political intention and technological feasibility are clearly identified with developed economies.

What kind of route map can Latin America follow amid this confusing situation? To begin with, it is necessary to analyze the forces that push for and against globalization, trying to measure their respective strength, convergence capacity, and potential impact. This requires, at the same time, looking into the flaws, weaknesses and contradictions of such forces. With these elements in hand, it might be easier to envisage where the trends are leading to and, by extension, where Latin America might end up standing.

However, there seems to be no alternative to playing in both directions, with the aim of minimizing costs and maximizing opportunities. Within this highly fluid situation, pragmatism, resilience, creativeness, imagination, and the joining together of Latin American forces, will have to guide the region’s actions in the foreseeable future.

Alfredo Toro Hardy: The curious equation formed by protectionism, populism, political rage, algorithms, deep learning, robots, 3D printing, nanotechnology, indoor and vertical farming, an emerging post animal food industry, and renewable energy, among other elements, may end up suctioning the oxygen of globalization. It is not only that trade barriers emerge, but that it will make no sense to look for cheaper manufactures, products or services afar, when it would become possible to generate them locally at competitive prices.

A decoupling world economy, like the one that may emerge under such equation, presents no benefit for Latin America. Finding a path under such scenario would become extremely stressful and challenging. However, globalization has not been a rose garden for the region. Much to the contrary, it has imposed upon it the need to reconvert into labor-intensive manufacturing or to go back in time to commodities producing. Both of those options have being far from satisfactory.

A globalization that becomes profitable for Latin America would entail the possibility of overcoming such limitations, while opening a path towards a much more international service oriented economy and a more value added manufacturing. Unfortunately, at this point in time options are narrowing not widening.

Analysis: At Davos, A Darker Mood Awaits Meeting Of Global Elites, por Pallavi Gogoi – National Public Radio

Fuente Web
Davos is where world leaders preen and articulate grand visions in a glamorous setting that beckons with powdery snow and shiny klieg lights. The annual meeting, high in the Swiss Alps, is the ultimate gathering of the global elite.

Last year, the Davos scene was marked by grand entrances and ambitious power politics. President Trump became the first U.S. leader to visit in 18 years. Prime Minister Narendra Modi became India's first leader to speak at Davos in two decades. The leaders of the world's two largest democracies had swagger, arriving with large entourages of top officials.

A year later, many of the same leaders who preened in 2018 are licking their wounds in a world where the outlook seems a bit darker and economic fears are rising.

Last year, Trump delivered the keynote address at the annual gathering of the World Economic Forum. He had just completed a year as CEO of America and leader of an economic superpower. He had reason to feel good, having scored a big victory, marshaling a massive tax cut package through Congress. The stock market had been giving him a big thumbs-up with massive gains for over a year.

In two weeks, Trump heads to Davos as the leader of a country where the government has shut down. His party suffered a bruising defeat in the elections, ceding power in the House of Representatives. The stock market has in recent weeks had the kind of roller-coaster ride that would make even a seasoned participant sick — with the Dow teetering, often by as much as 800 points on a single day.

India's prime minister, meanwhile, last year talked about the importance of global ties and highlighted India's democratic edge over China. Modi had reason to feel confident. The party he leads held power in almost every major state in India. But things have shifted. And not in his favor. His Hindu nationalist party suffered an embarrassing defeat in three state elections in December.

Modi and Trump are not alone in facing the winds of change. Fresh from electoral victory in his own country, France's President Emmanuel Macron last year gave one of the longest speech among world leaders. It lasted about an hour and was delivered in both English and French. His message to Davos was simple: France is back. When he ended, he was greeted by a standing ovation.

Today, what's back in France are images of revolt. A "yellow vest" rebellion has overtaken the streets of Paris, and the wide boulevards of the Champs-Elysees have become the scene of torched cars. While riding high last year, Macron said that the country's rigid rules need to be more flexible. He pledged to make France "a model in the fight against climate change." This year, with the streets ablaze, Macron gave into the demands of protesters, scrapping a controversial gas tax. His favorability ratings have plummeted.

Last year, Britain's leader, Prime Minister Theresa May was already facing trouble. She offered none of Macron's soaring optimism; attendees were reported leaving the hall even before her speech ended. Now May's life is even tougher. Just weeks ago, the Brexit process devolved into chaos after a deal May had negotiated with the European Union led to members of a her own party triggering a vote to unseat her as its leader. She survived it.

So, the annual gathering of the World Economic Forum is happening at a time when many leaders are facing challenges to their might. That usually leads them to focus inward rather than outward, not something that the global elite wants to see.

The other overriding issue: The world economy is starting to look a little shaky. Even though the U.S. economy is still riding high — with low unemployment and employers on a hiring spree — some other parts of the globe aren't looking so good. For instance, in the third quarter, the economies of eurozone powerhouse Germany and also the world's third-largest economy Japan had contracted. Then last week, Apple starkly warned of weak iPhone sales and this week, rival Samsung said profits will fall by nearly a third, stoking fears over the health of the global economy and the effects of the bruising trade battle between the U.S. and China. All this has rattled financial markets greatly.

A global slowdown is the last thing a meeting of globalists wants on the agenda. Trump has confirmed he is going to Davos. It's unclear if any of these other leaders will, given how different their world feels. The winds have shifted.

Pallavi Gogoi is NPR's chief business editor.

(Editorial Board) Latin America has never seen a crisis like Venezuela before – Washington Post

Foto: AP
THE EPIC political and humanitarian crisis in Venezuela is due to pass a new juncture Thursday when President Nicolás Maduro is sworn in for a second six-year term. His first saw an implosion unprecedented in modern Latin American history: Though his country was not at war, its economy shrank by 50 percent. What was once the region’s richest society was swept by epidemics of malnutrition, preventable diseases and violent crime. Three million people fled the country. Yet Mr. Maduro, having orchestrated a fraudulent reelection, presses on with what the regime describes as a socialist revolution, with tutoring from Cuba and predatory loans from Russia and China.

If there is any light in this bleak picture, it is that Venezuela’s neighbors are edging toward more assertive action to stem a crisis that, with the massive flow of refugees, threatens to destabilize several other countries. Last week, 13 governments, including Brazil, Colombia, Argentina and Canada, issued a statement declaring Mr. Maduro’s presidency illegitimate and threatening sanctions. Peru imposed travel and banking restrictions on Mr. Maduro and his cabinet, and several countries said they would recognize the opposition-controlled National Assembly as Venezuela’s only legitimate institution.

Unfortunately, that is unlikely to move the regime. Mr. Maduro has already survived challenges that usually topple governments, including months of mass street protests in 2017 and inflation that soared to 1 million percent last year. That’s partly because critical shortages of food, water, medicine and power have kept many Venezuelans preoccupied with day-to-day survival, while the availability of refuge in neighboring countries has provided an escape valve. But Mr. Maduro, like Hugo Chávez before him, has not hesitated to employ crude repression. A report issued Wednesday by Human Rights Watch said it had documented 380 cases of cruel, inhumane or degrading treatment of government opponents since 2014, including at least 31 cases of torture. That includes dozens of military personnel suspected of coup-plotting.

Like three administrations before it, the Trump White House has struggled over how to respond to the Chavistas. The Treasury Department has steadily expanded sanctions, which now apply to some 70 people and cut off Venezuela’s access to U.S. banks. But though President Trump has sometimes talked of military intervention, he has rightly refrained from that, as well as from lesser measures, such as a boycott of Venezuelan oil. Secretary of State Mike Pompeo has been urging Latin American governments to act, but not all are cooperating. Mexico, under its new leftist president, Andrés Manuel López Obrador, declined to join the collective condemnation of Mr. Maduro and is sending a diplomat to his inauguration.

As conditions continue to deteriorate — the International Monetary Fund is forecasting that inflation could rise in 2019 to 10 million percent — Mr. Maduro may finally be toppled by dissidents inside the regime or a new popular uprising. If not, the pressure Venezuela is putting on its neighbors will escalate. One recent study by scholars at the Brookings Institution concluded that 5 million more refugees may pour across the borders. The region has never seen a crisis like this: a steadily escalating catastrophe with no solution — either from inside or outside — in sight.

(Video) Reflexiones en torno a la industria 4.0 – Universidad Carlos III de Madrid


Lo que se considera como la cuarta revolución industrial, la denominada “industria 4.0”, se caracterizaría por incorporar nuevas tecnologías, como la realidad virtual y aumentada, las comunicaciones 5G o el blockchain, al proceso productivo. Esto repercute en la aparición de nuevos perfiles laborales, afecta a los procesos productivos, a los servicios ofertados y, consiguientemente, a las formas de consumo.

Con motivo del V Encuentro Empresarial Leganés Tecnológico, Carlos Blanco, director del Servicio de Emprendimiento e Innovación de la UC3M y Daniel Rubio, de la empresa 6DLab, una startup incubada en el Parque Científico de la UC3M que aplica realidad virtual y aumentada en diferentes sectores, entre ellos, el cultural, reflexionan sobre las implicaciones del cambio tecnológico en el entorno empresarial y el papel de la Universidad como foco de innovación.